Caprichos y secretos de la infancia. Capítulo 24

Desconfianza.

Un rato después de la marcha de Rodrigo, Ángel me da un beso en los labios y se marcha, no sin antes preguntar por la última conversación que he mantenido con Rodrigo.

-Si no arregláis las cosas, es probable que os dé de lado a ambos.

-No puedes hacerlo. Eso es chantaje.

-Solo os he pedido que paséis página. Bajo mi punto de vista, creo que no es tan difícil. Que ambos seáis cabezotas y orgullosos no significa nada. Deberíais pararos a pensar que eso no os va a llevar por ningún camino bueno.

Con la misma, sale de casa y cierra la puerta tras de sí. Me quedo un poco intranquila debido a lo sucedido.

Me pongo a pensar en cómo dar un poco de lado a ambos para ver, si con esas, son capaces de hacer cualquier cosa para luchar por mí.

Conecto la televisión para evadirme de todo lo ocurrido en la reunión. Al no encontrar nada interesante, decido marcharme a la cama.

Según me tumbo, se me ocurre una idea. Mi plan consiste en volver a comportarme como si no conociese a nadie de la empresa. A ver quién puede más: si ellos con su orgullo y cabezonería, o yo con mi repentina evasión del mundo.

Al día siguiente, cojo el tren de siempre, pero con una diferencia: me pongo en un vagón diferente, por si acaso está Ángel en el tren.

Llego a la oficina y Ángel me alcanza en la puerta. Me comenta que ha estado pensando en lo que les había comentado a los dos por la noche.

-¿Y qué es lo que tienes pensado hacer?

-Necesito recuperarte, Emma. Pero no quiero, ni puedo, tener que hablar de nuevo con Rodrigo. Entiéndelo.

-Lo siento, Ángel. Ese es el trato.

Empezamos a trabajar y, de reojo, me doy cuenta que Ángel no deja de mirarme. Me mira como si quisiera decirme algo, pero no se atreve a hacerlo.

Un rato después, Rodrigo sale de su despacho para pedirme que vaya con él.

-Te he pedido que vengas porque quiero que seas feliz a mi lado.

-Cuando arregles las cosas con Ángel, me lo pienso.

-Sabes que no puedo hacerlo –comenta Rodrigo mientras se levanta de la silla y viene a mí a darme un abrazo.

-Para quieto. No podemos hacer esto.

-Va en contra de tus principios, ¿me equivoco?

-Sobre todo, va en contra de lo que os dije anoche en mi casa.

Salgo de su despacho y voy al baño a pensar un poco en todo lo que está pasando en mi vida. He de reconocer que venirme a esta ciudad me ha hecho conocer, o reencontrarme, con Ángel, la persona con la que quiero pasar el resto de mi vida. Y también me ha puesto en mi camino a Rodrigo, cuya presencia me abruma y me hace bastante bien.

Sé que ambos forman, de manera indirecta, parte de mi pasado y del pasado de mi hermana, pero eso no significa que en el presente y en un futuro próximo puedan ser parte indispensable de mi vida.

Salgo del baño y sigo haciendo tranquilamente mi trabajo. A la hora de comer, hablo con mi hermana por teléfono.

-Emma, tú eres la que mejor sabe que no vas a poder estar lejos de ellos. No solo porque tengas que verlos a diario, sino por lo que sientes por ellos dos.

-¿Y qué quieres que haga? ¿Pretendes que aguante lo que cada uno odia del otro?

-Vuelvo a decirte lo de siempre. Echa a Rodrigo de tu vida. Vale que sea tu jefe, pero, en el terreno personal te va a hacer daño, y mucho.

-Vamos, que prefieres que esté con Ángel, ¿no?

-Otro que no es buena gente.

-Que hayas salido mal con ambos no quiere decir que yo vaya a pasar lo mismo. Porque no sé si sabes que Pepe, mi mejor amigo durante toda mi infancia y parte de mi adolescencia, se ha dado cuenta de que Rodrigo me quiere y de que yo estoy pillada por Ángel.

Con la misma, finalizo la llamada.

Me siento mal por haber contestado a mi hermana. ¿Tendrá razón ella y les perdonaré antes de que se reconcilien? O, en cambio, ¿seré capaz de ser fuerte y esperar a que ellos se den cuenta de sus errores y dejen de odiarse por mí?

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Caprichos y secretos de la Infancia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s