¿Recordando tiempos… futuros?

A mí, de vez en cuando, me da por reflexionar. Hoy es uno de esos días.

Allá voy, espero que sea de vuestro agrado.

Hoy es un día frío y lluvioso. De esos días en los que no apetece salir de casa porque la única forma cómoda de pasar el día es con la manta, una buena película y un chocolate caliente.

Estoy sola, acurrucada en el sofá. Mis padres se marcharon ayer por la mañana, después de acompañarme durante los primeros días de mi nueva vida. Ha sido una decisión dura. Me han ofrecido un trabajo en una sucursal bancaria recién abierta y, tras un momento de duda, he decidido aceptar la oferta. Nueva ciudad, nueva vida pienso mientras poso la taza de chocolate en la mesa.

He alquilado un piso situado a diez minutos andando del trabajo. Se trata de un pequeño apartamento compuesto de una habitación con una cama de matrimonio, un salón con cocina americana y un baño no muy espacioso. De pronto, recibo una llamada de teléfono. Me levanto con la manta por el cuerpo y descuelgo para saber quién me llama.

-Hola. Sé que no me reconocerás, porque hace mucho que no nos vemos, pero tengo ganas de verte. Enseguida voy a verte.

-Seguro que no nos conocemos, y estoy segura de que no sabes dónde vivo.

-Enseguida te veo.

Con la misma, la conversación termina. Su voz no me resulta desconocida y, si en verdad me conoce, ¿quién le ha dicho dónde vivo?

Decido darme una ducha rápida, aunque pienso quedarme con el pijama. Dejo la manta aovillada en el sofá y entro en la habitación. Al cabo de un rato, con una toalla por mi cabeza, hago mi cama y, de pronto, alguien llama al timbre.

Miro a ver quién llama y, pensando que es un vecino de la escalera, abro.

-Hola. ¿Necesitas algo?

-Sí -entra en casa sin que yo dé mi permiso-. Yo te he llamado antes. Por cierto, sigues igual que siempre.

-Tengo a un desconocido en mi casa que dice conocerme y no sé porqué, pero su cara no me suena de nada.

-Bueno, ahora no sabrás quién soy, pero, desde que dejé de hablar contigo, has estado en mi mente.

No entiendo nada pienso mientras saca una foto de su bolsillo en la que, supuestamente, aparecemos juntos. Es cierto, la chica de la foto soy yo, pero con más años de los que el desconocido dice que tengo.

Al parecer, esa foto es de cuando erámos felices, cuando decíamos querernos el uno al otro. Yo no recuerdo nada, nunca he tenido pareja, aunque, tras dejarme su número de teléfono, se va de mi casa.

-Espero que me llames. No seas orgullosa, es lo peor que puedes hacer.

-En cuanto pueda, lo hago. No te preocupes.

No seas capaz de llamarle, puede que sea una broma y no os conozcáis de nada pienso mientras me seco el pelo, ya que no me apetece tener el pelo mojado.

Al poco rato, empiezo a hacerme la comida y, de vez en cuando, tengo la tentación de llamarle y quedar un día con él, pero trato de convencerme de que no es una buena idea, que no le conozco.

Después de comer, vuelvo a tumbarme al sofá y hago zapping con la televisión con la intención de encontrar algo para ver. Encuentro una película que parece tener buena pinta. Tras terminar la película, recuerdo, de pronto, quién es el desconocido de por la mañana. Me doy cuenta de que, durante una temporada, jugábamos a que éramos pareja y nos montábamos películas sobre nosotros. Decido no mandarle ningún mensaje, a pesar de que sigo con la tentación de quedar un día con él.

Aquí hay algo que no me cuadra. La foto que me ha enseñado esta mañana no puede ser real. Sigo pensando que, a pesar de yo ser la chica de la foto, da la sensación de que tengo más años de los que él dice que tengo. Llego a la conclusión de que es una foto retocada, puesto que me resulta imposible reconocerle cómo mi “amigo de películas”.

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Pequeñas cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s