Día Internacional de la mujer trabajadora

Hoy, 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre el tema.
He de reconocer que España es un país en el que se han conseguido ciertos adelantos en el tema de la igualdad entre hombres y mujeres, pero todavía quedan algunas cosas por hacer.
Esta mañana he oído una noticia que me ha chocado bastante, pero que es la realidad: en el único sitio de España en el que, por el mismo trabajo, los hombres y las mujeres cobran lo mismo, y este sitio es la fábrica de SEAT en Mataró. Es una noticia que, como ya he anunciado, me ha chocado bastante y creo que, si todos ponemos de nuestra parte, conseguiremos la igualdad total.
La igualdad tiene que empezar por la aceptación total de la mujer, porque si no nos aceptamos a nosotras mismas, no conseguiremos nada.
Gracias a Dios vivimos en un país en el que cada uno puede decidir con quien salir y con quien decidir formar una familia.
Creo que, entre todos, podemos conseguir que la mujer consiga llegar a los mismos puestos de responsabilidad de los hombres, todo ello con preparación y esfuerzo, claro está, y creo que tendría que ser, en cierto modo, obligatorio que hombres y mujeres cobrasen lo mismo por realizar las mismas tareas.

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Pequeñas cosas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Día Internacional de la mujer trabajadora

  1. El tema de la igualdad, Elena, es muy complicado. La igualdad no ha de pasar por una discriminación positiva hacia ningún colectivo (el machismo, en definitiva, es una discriminación positiva a favor del hombre), sino que ha de ser una igualdad de oportunidades, es decir, que cuando alguien deje un curriculum en una empresa no se mire si es hombre o mujer sino sus logros y conocimientos. Y por supuesto los salarios deben de ser los mismos.
    Pero hay un problema mucho más importante del que no se habla: la entrada de la mujer en el mercado ha depreciado los salarios. Hace tan solo una generación, con que un miembro de la pareja trabajara la familia podía mantenerse. Sin embargo, ahora deben trabajar los dos obligatoriamente, y en muchos casos a duras penas cubren gastos. Por lo tanto parece que, enarbolando la bandera de la igualdad, en realidad algunos han encubierto un descenso en los derechos de los ciudadanos. Muchas compañeras trabajadoras de regreso de su baja por maternidad, cuentan cómo deben despertar de madrugada a bebés de 4 y 5 meses para vestirlos y llevarlos a una guardería donde quedarán al cargo de desconocidos con un montón de bebés más. Estamos viendo una generación a la que la sociedad ha fallado, que están desencantados, cuya educación deja mucho que desear y cuya cultura se basa en la televisión y los videojuegos, una generación desarraigada incapaz de sentir ningún respeto por sus progenitores, esos desconocidos que en muchos casos solo llegan a casa a la hora de cenar, cansados, hartos de una vida laboral estresante y nada gratificante, a la que dedican más de un tercio de su vida (en Madrid la media de tiempo que se gasta en desplazamientos al lugar de trabajo es de dos horas, más las 8 o 9 horas de jornada, más la hora o 2 horas de comida da una media de… ¡entre 12 y 13 horas fuera de los hogares!) por un salario en la mayoría de los casos mileurista. Y por “mileurista” no quiero decir de 1 500, sino de 1 000.
    ¿Acaso el tiempo de las personas vale tan poco? ¿acaso la educación cultural y emocional de las futuras generaciones se valora en tan poco como para considerar que una hora al día es suficiente para el eficaz desarrollo moral y afectivo?
    Y es que la igualdad debería ser también el derecho a elegir si quieres trabajar o educar y cuidar a tu pequeño. Y eso es válido tanto para “ellos” como para “ellas”.

    Besotes

    • Elena94:) dijo:

      Me ha encantado el comentario. Muchas veces me paro a pensar y llego a la conclusión de que, en ocasiones, se contrata a hombres que tienen la mitad de formación que las mujeres. Y también creo que no tiene porqué ser la mujer la que se quede en casa cuidando de los hijos, porque hay casos en los que la mujer está más formada que el hombre y no tiene porqué quedarse en casa cuidando de la educación de los hijos.
      Veo que si los niños están tan “enganchados” a los videojuegos es porque los padres se lo permiten, son los padres los que les compran los videojuegos para que el niño se calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s