Prometo no Olvidarme de Ti. Capítulo 4

Después de cenar, hacemos unos juegos y en el grupo que me ponen los monitores, se encuentra Daniela. Casi no hablamos en toda la velada, porque creo que la molesta que me lleve bien con Dani. No quiero preguntar por miedo a que se enfade más conmigo por entrometerme en su “intento” de estar con Dani. Al cabo de un ratillo, la velada termina y al disponerme a ir a mi cabaña para acostarme, Daniela me llama porque quiere hablar conmigo.

-Elena, no te vayas-comenta Daniela.

-Dime. -¿A ti te gusta Dani?

-No. ¿A qué viene esa pregunta?

-Porque quiero que me dejes el camino libre, a mí me gusta y no quiero que vengas a entrometerte entre nosotros. Quiero estar con él, ¿entendido?

-Vale, pero por mucho que te guste, no voy a dejar de llevarme con él. Creo que Dani y yo podemos llevarnos bien. Con la misma, sigo andando hacia mi cabaña dolida por la conversación con Daniela.

Intento no dar importancia a la conversación, pero creo que no será posible. Sospecho que, para Daniela, Dani es un capricho sin importancia, y quiere, a toda costa, alejar a Dani de todas las compañías que puedan obstaculizar su objetivo.

Dani me gusta y me convenzo de que tengo que hacer caso a David, le voy a mandar indirectas y tengo bastante claro que voy a luchar por lo que quiero. Lucharé por Dani hasta que vea que no va a ser posible estar con él. Antes de dormir, me dispongo a escuchar música. Todas las canciones que tengo en mi reproductor me hacen pensar en él. Es algo que no me puedo quitar de la cabeza, no dejo de pensar en él.

No sé qué es lo que me pasa, que todas las esquinas del campamento me hacen pensar en algún momento con Dani: el abrazo, la conversación…

“No sé si luchar por él, creo que Sandra tenía razón esta tarde cuando me dijo que Dani me ocultaba cosas” pienso mientras me dispongo a apagar mi reproductor, porque ya se me empiezan a cerrar los ojos.

Durante un rato más, estoy pensando en Dani y en su sonrisa. Empiezo a imaginar un futuro a su lado. “Elena, no seas tonta. Dani decidirá con quién quiere quedarse” pienso mientras me cruzo de brazos, abatida, en la cama.

Tardo un rato en poder dormirme, porque no hago más que pensar en todo lo que he vivido con él, aunque haya pasado poco tiempo desde que le vi por primera vez.

Tengo un mal sueño en el que tengo una discusión con Dani porque quiere que haga las paces con Daniela, ya que, según él, su intención es hablar con nosotras y que no tengamos ninguna discusión entre nosotras. Me despierto sobresaltada y tardo en darme cuenta de donde estoy. Miro por la ventana y veo que está empezando a amanecer. “¡Qué romántico! Sería bonito ver amanecer junto a él” pienso mientras me doy la vuelta para intentar dormirme.

Mi premonición al subir en el autobús se acaba de realizar: Dani era esa persona especial que iba a conocer en el campamento.

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Prometo no Olvidarme de Ti. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Prometo no Olvidarme de Ti. Capítulo 4

  1. Cuando el tesón y el talento van de la mano, acaban llamando al éxito. Tú tienes ambos. ¡Ánimo!

  2. Lia dijo:

    No entiendo cómo Elena puede pillarse tan rápido por un chico, apenas le conoce y no puede estar celosa de otra chica, más cuando ni siquiera han hecho nada. No sé, me parece que ella es bastante inmadura y posesiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s