Prometo no Olvidarme de TI. Capítulo 2

Al día siguiente, hablamos también durante el desayuno. Después de desayunar, continúo la conversación del desayuno con Dani. Para conseguirlo, detrás de los baños encontramos un sitio para nuestra conversación.

-No creas que no me doy cuenta de que no dejas de mirarme. Sé que tus ojos me buscan en todo momento.

-Dani, no entiendo lo que quieres decirme.

-Ayer, durante toda la cena, no dejaste de mirarme. Sé que le pediste a David que nos presentase y me ha dicho que te notó rara cuando te preguntó sobre ello.

-Ya le dije a David que no debía preocuparse. También le comenté que creía que me iba a llevar bien contigo.

Al acabar de hablar, me agarra por la cintura. Sigo sin entender nada. Me da un abrazo.

-Dani, creo que es hora de que nos reunamos con todo el grupo para conocer las actividades del día.

-Lo que quieres es huir de mi abrazo, ¿me equivoco?

-No digas chorradas.

Vamos caminando hacia el punto de reunión, mientras Dani me dice que después de comer hablaremos más tranquilamente.

Estamos haciendo actividades durante la mañana y no dejo de pensar en el abrazo entre Dani y yo.

Después de comer, encontramos un árbol, con bastante sombra para hablar tranquilamente. Hablamos durante poco tiempo, porque David se acerca con una sonrisa hacia nosotros.

-¿Se puede cotillear?-pregunta David animadamente.

-Depende lo que entiendas por cotillear-contesta Dani de broma.

-Bueno, pareja, os dejo que habléis.

Me enfado, pero Dani no me deja decir nada a David. Cuando nos damos cuenta de que David está lejos y no puede oírnos, retomamos la conversación. Me dice que empieza a sospechar que siento algo por él.

-Dani, por favor, no digas tonterías. Sabes que me caes de madre, pero no siento nada más por ti.

-Elena, no soy tonto. Tus ojos no hacen más que hablar, si le pediste a David que nos presentase, es por algo.

-Vi que David y tú os llevabais bastante bien, y aproveché la ocasión para poder conocerte. Porque según te presentaste ayer en la piscina, intuí que podíamos llevarnos bien.

-Elena, no finjas. Todas las chicas hacéis lo mismo. Soléis aprovechar para que un amigo te presente a un chico cuando os interesa por algún motivo.

Con la misma, me levanto para reunirme con el grupo en el que David se encuentra.

Hay muchas risas durante todo el tiempo libre. En ese grupo, hay una chica que me cae especialmente bien. Se llama Sandra. Intenta cotillear sobre mi conversación con Dani. No quise contarla nada, alegando que la conversación es personal y ni Dani ni yo vamos a contar nada de la conversación a nadie.

Al darse cuenta de que no puede cotillear, me pregunta sobre la opinión que tengo del campamento. La digo que es un lugar precioso, rodeado de montañas, y que, de momento, me lo estoy pasando bien.

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Prometo no Olvidarme de Ti. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s