Envidia

Últimamente me he dado cuenta de que mucha gente tiene envida, y a mí me da igual, por la sencilla razón de que todo el mundo tiene derecho a ser feliz. Y yo soy feliz, feliz porque he decidido llevar una vida que muchas no van a conseguir nunca.

Soy feliz desde siempre, desde que te vi por primera vez. Desde que te vi, supe que serías especial para mí. Y, después de tanto tiempo, nos hemos dado cuenta de que las críticas nos han hecho fuertes y las miradas han dejado que seamos el centro de atención, pero no nos importa. Me dices que mientras seamos felices, que no pensemos en lo demás.

Las malas influencias te han hecho desconfiar de mí en ciertos momentos, pero te has defendido diciendo que me quieres y que yo también te quiero, que mis miradas lo dicen. Les dijiste que, en ocasiones, las miradas valen y dicen más que las palabras.

¿Sabes una cosa? Que sería capaz de irme a vivir a la otra punta del mundo si es por ti, para que no tengamos que aguantar miradas ni críticas… Sé que todo eso nos hace fuertes y hace que no podamos estar el uno sin el otro, pero eso es lo que toca.

Si se mueren de envida, a nosotros no nos importa por la sencilla razón de que su envida no va a hacer que nos separemos. Seremos más felices, lo sé.

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Pequeñas cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s