Al fin acabó todo

Tengo que ir a recuperaciones, es cierto, pero ya no tengo que levantarme obligatoriamente a las 7:30 de la mañana. ¡Qué alivio!

He de reconocer que, a pesar de todo, el esfuerzo merece la pena.

Ha sido un curso más, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Han sido madrugones, exámenes, nervios, notas, aprobados y suspensos… Pero de los suspensos se puede aprender. Se aprende que hay que esforzarse más, que no podemos conformarnos con eso.

En verano, todo el mundo se merece descansar, ir a la playa, estar más tiempo con los amigos, salir de fiesta, en fin, disfrutar de la vida, que esto solo dura tres meses y en el odiado septiembre, empezar a prepararse la selectividad (que horror)

Anuncios

Acerca de Elena Ramos.

Soy una chica amante de la escritura y de la lectura. Me gusta conocer gente con la que compartir mis gustos
Esta entrada fue publicada en Pequeñas cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s